La pileta de agua fría, es un tratamiento de hidroterapia relativamente desconocido, y digo relativamente porque para aunque para los profesionales del termalismo sí lo es, para el gran público no.

Aunque más que desconocido la palabra correcta sería “dejado de lado”.

Es un tratamiento ciertamente agresivo, todo hay que decirlo. Someter al cuerpo a ese choque térmico a base de agua fría, quizá no sea del agrado de muchos. Y esto hace que para un gran grupo de personas no sea algo muy agradable. Pero sí puede llegar a serlo.

Las sensaciones post-tratamiento en pileta de agua fría, para personas que tienen problemas circulatorios, son excelentes. El agua fría no hace milagros, pero sí es un extraordinario activador de las vías sanguíneas.

Si este tratamiento es aplicado de forma correcta, y combinado con otros, los problemas circulatorios pueden verse seriamente menguados.

No obstante, y como siempre recalcamos, personas con problemas graves de circulación, deberán consultar previamente a un medico, antes de someterse a este tipo de terapia.

Pileta Agua Fría

 

La temperatura ideal para las piletas de agua fría, suele oscilar entre 7 y 13 grados. Pero hay algunas incluso que pueden estar a 4 grados centígrados. Dependiendo de las características de cada persona se puede optar por una inmersión parcial o total.

Una variante óptima, sería el pasillo de piedras. Se trata de una pileta alargada en la que se camina sobre un lecho de piedras romas, sin aristas, que al presionar favorecen aún más el aumento del flujo sanguíneo. Puede considerarse que producen un efecto similar a la reflexología podal.

Este tipo de variante suele incluir el contraste con otro pasillo contiguo de agua caliente. El paciente deberá caminar primero sobre uno de los pasillos y a continuación sobre el otro. De esta forma, el baño de contraste se complementa con la acción del efecto de las piedras, y los beneficios para la circulación sanguínea se multiplican.

De no existir este tipo de circuito, también resultaría beneficioso alternar entre la pileta de agua fría y la de agua caliente correspondiente. Ya hemos mencionado en más de una ocasión que el baño de contraste es altamente beneficioso para activar la circulación.

A lo largo del artículo hemos hecho hincapié en los beneficios para el torrente sanguíneo de este tratamiento de Hidroterapia. Pero también posee beneficios para la piel, ya que al activarse la circulación se produce una eliminación de toxinas por los poros, que hacen que se regeneren tejidos y se limpien impurezas.

Espero que os haya gustado el artículo y os haya ayudado a aprender un poquito más sobre este gran olvidado tratamiento de SPA