La exposición de manera prolongada e inadecuada al sol, puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel, provocar machas, e incluso lesiones de carácter más importante que pueden afectar directamente a nuestra salud. Uno de los factores que está en nuestra mano para evitarlo, es el uso del protector solar. Pero, si piensas que con aplicártelo mientras tomas el sol es suficiente, lo sentimos, tenemos que decirte que estás equivocado. En este artículo te contamos como proteger tu piel del sol de manera exitosa usando bien tu crema solar.

Empecemos entendiendo que indica el FPS

FPS se refiere a las siglas de Factor de Protección Solar. Este índice india la capacidad de un protector solar para aumentar el tiempo que una persona puede exponerse al sol sin quemarse. Como dato aclaratorio, la media de tiempo que una persona puede exponerse al sol sin empezar a quemarse es de aproximadamente unos 10 minutos. Para aprender a usar correctamente nuestro protector usaremos el ejemplo de una persona cuya piel tenga estas características. En este caso si dicha persona usa un FPS 15, su capacidad de estar frente al sol, sin dañar su piel, se vería aumentada por ese mismo número de veces (es decir 10 min  x 15 = 150 min). Pero este cálculo sólo es orientativo, hay personas cuya piel empieza resentirse, desde el minuto 1 de exposición al sol.

¿Cuándo debemos aplicarnos el protector solar?

Lo ideal es usarlo a diario, te en cuenta que tu piel no está expuesta al sol únicamente en los días de playa, Aplícalo unos 15 o 20 minutos antes de exponer tu piel directamente al sol, de esta manera ya habrá podido adsorber bien la crema.

Si usas alguna crema hidratante u otro tratamiento para cuidar tu piel, recuerda el bloqueador solar, debe ser la última crema en aplicarse, en este caso, el orden de los factores si puede alterar el resultado final.

Por otro lado, en el caso de que sí este en la playa y te vayas a da un baño, recomendamos que vuelvas a aplicártela (en el supuesto caso de que tu crema no sea resistente al agua).

¿Y si uso un protector resistente al agua?

Debes de saber diferenciar entre estas dos modalidades:

  • Protector Solar Water Proof: si tu crema es Water Proof, etás de suerte, puedes darte hasta 4 baños (de unos 20 minutos)  sin tener que aplicártela nuevamente, y siempre y cuando no uses la toalla para secarte, o haya pasado el tiempo desde su aplicación.
  • Protector Solar Water Resistant: en este caso, las reglas son las mismas, pero nos limitamos a dos baños de 20 minutos.

Esperamos que después de estos consejos hagas un buen uso de tu protector solar ;)