Si a los veinte luchabas contra los últimos coletazos del acné y las consecuencias de una vida desordenada, a los treinta, la piel empieza a presentar los primeros síntomas visibles de envejecimiento. Es aquí donde, el cuidado que le aportes piel será determinante para el futuro.

No nos engañemos, cumplir años nunca ha sido fácil para nadie, pero hacerlo aparentando ser más jóvenes de lo que realmente eres, cambia las reglas del juego. En este artículo te mostraremos como detectar los primeros indicios de la edad, sus causas y cómo tratarlos.

Lo primero que debemos saber es que la edad de tu piel no depende únicamente de tus años, la exposición que hayas mantenido al sol también sostiene un papel importante. Desde ese punto de vista hablamos de dos tipos de envejecimiento:

  • Cronoenvejecimiento, o envejecimiento debido al paso del tiempo. El colágeno de la dermis va disminuyendo un 1% cada año, si has recibido mucha radiación solar, este porcentaje puede incrementarse.
  • Fotoenvejecimiento, consecuencia de una prolongada exposición al sol, que provoca daño cutáneo y acelera el proceso de envejecimiento.

Los principales síntomas de envejecimiento en las edades comprendidas entre los treinta y los cuarenta años son:

  • Las famosas y temidas arrugas de expresión, localizadas en el entrecejo, patas de gallo y frente.
  • Poros dilatados.
  • Menos comunes, pero igual de molestos, son los capilares dilatados. Venitas de aspecto rojo o violáceo superficiales.
  • Una disminución de la luminosidad de la piel.
  • Manchas que aparecen como resultado de no haberse protegido debidamente frente al sol.

¿Qué hacer para prevenir o suavizar estos síntomas?

  1. Cuídate de dentro hacia fuera

No dejes de dar importancia dentro de tu dieta a agua, frutas y verduras, son fundamentales para llevar una vida sana y eso también se traduce en la salud de tu piel.

  1. Duerme bien

No hay consejo más fácil ni sencillo para la mejora del aspecto de tu piel, y tampoco otro tan efectivo. Mejoraras el tono de tu piel, desaparecerán tus ojeras, durmiendo un mínimo de 8 horas al día.

  1. Protégete del Sol

Reduce las horas de exposición al sol y usa protector solar, prevendrás la aparición de manchas y arrugas.

  1. Limpia tu rostro

Por la mañana y antes de meterte en la cama, de esta manera eliminarás cualquier impureza que pueda acechar a tu piel.

  1. Usa cremas, pero úsalas bien

Un contorno de ojos, una crema de día, crema de noche y protector solar son los básicos, pero el tónico y el sérum también son grandes aliados para nuestra piel.

Esperamos que estos consejos te ayuden a lucir una piel más sana y bonita.