Probablemente uno de los masajes más exóticos del mundo, el Masaje Sabai, proviene de la medicina tradicional hindú, el aryurveda.  Se le conoce también como Masaje de Pindas Herbales o Aromáticas. ¿Quieres saber más acerca de él?

La medicina ayurvédica lo nombra como “pinda-sweda”, cuya traducción literal es bola de calor. Y aunque sus orígenes se encuentran en la India, hace ya más de 2500 años, que este masaje se extendió por Tailandia a través de los primeros monjes Budistas que llegaron al país.

El principal instrumento para realizar este masaje son las “pindas herbales” pero, ¿qué son y de que se componen?

Las pindas naturales son unas pequeñas bolsas elaboradas en lino o algodón, que en su interior guardan arroz, hierbas balsámicas y aceites esenciales.

Algunas de las hierbas utilizadas pueden ser:

  • Nuez moscada
  • Cúrcuma
  • Canela
  • Lavanda
  • Jengibre
  • O Valeriana entre otras

Las plantas utilizadas para su elaboración, no son plantas cualesquiera, tienen propiedades que favorecen la relajación de la musculatura, son antiinflamatorias y calmantes, ideales para alcanzar un estado de equilibrio cuerpo-mente, según la base de la medicina hindú.

Cabe decir que no todas las pindas obtienen los mismo resultados, dependiendo de cuál sea nuestro objetivo a alcanzar, usaremos unas u otras especias.

Por ejemplo, la lavanda puede ayudar a contrarresta síntomas como la ansiedad, el insomnio o los dolores musculares, mientras que la tila palía el estrés.

La misión de las pindas

Pero, de manera general podemos decir que lo que se consigue a través del uso de las pindas es:

  1. Por un lado, abrir el poro de la dermis para que a través del el pasen las plantas contenidas en la bolsa.
  2. Por otro, a través de las presiones ejercidas con las pindas sobre el cuerpo alcanzar un estado de relajación cuerpo-mente.
  3. A través de los olores desprendidos por las pindas, aprovechar los beneficios propios de la aromaterapia.

¿Cómo realizar el masaje?

Para conseguir que las pindas liberen las propiedades curativas contenidas a través de la mezcla de las plantas que hemos preparado, vamos a necesitar calentarlas. Para hacerlo utilizaremos vapor.

Es importante hidratar con aceite la piel de la persona que recibirá el masaje, para después a través de la oscilación de movimientos fuertes con otros más ligeros, recorrer músculos y tendones.