Ha llegado San Juan, la noche que da el pistoletazo de salida a la estación más esperada del año, el Verano. Y con el tiempo estival llegan los calores, los baños en el mar, las salidas nocturnas… ¡Estás de vacaciones! Y sí, estamos de acuerdo en que te has portado muy bien este año y te mereces disfrutar pero… ¿cómo afecta este nuevo ritmo a tu piel?

Bien, en el verano la piel se ve expuesta a numerosos factores a los que no tiene que enfrentarse el resto del año. En este artículo te enumeraremos las claves para sortear estos obstáculos y mantener una piel sana y bonita.

Diez claves para tener una buena piel:

  1. No salgas de casa sin tu protector solar

El primer mandamiento de nuestro decálogo, probablemente también sea el más importante: usa protector solar. Sí, usa protector solar y úsalo bien. Escoge una crema solar adecuada para tu tipo de piel y al tiempo que vas a estar al sol.

Ten en cuenta que cuanto más alto sea el SPF más tiempo podrás disfrutar del sol sin que tu piel sufra ninguna lesión.

  1. Escoge la ropa adecuada para que tu piel pueda respirar.

Puede que nunca hayas pensado en esto pero el tipo de tejido que escogemos también afecta a nuestra dermis. El lino, la seda y el algodón pueden ser tus mejores aliados frente a los sofocantes días de verano… Sorprendentemente, materiales como la lana ligera también pueden serte útiles para repeler, por ejemplo la humedad.

  1. Usa gafas y gorro

La piel del rostro es más fina y por lo tanto también más delicada que la del resto del cuerpo. Por eso, es importante que le ofrezcamos una protección extra. Usar gorro para evitar recibir los rayos directos del sol, o gafas para no fruncir el ceño, y evitar las temidas patas de gallo, puede evitar la aparición de arrugas tempranas.

  1. Selecciona las mejores horas para tomar el sol

Evita el espacio comprendido entre las 12:00 y las 16:00, a esta hora el sol está más alto y es más fácil sufrir quemaduras solares.

  1. Evita usar productos sobre tu piel que contengan alcohol

Antes de broncearte es importante evitar cualquier producto que contenga alcohol, como los perfumes. El motivo es que con el calor las zonas en las que hemos aplicado dichos productos son más susceptibles de sufrir daños.

  1. Bebe mucha agua

Y no sólo porque tengas sed. Con el calor la piel se deshidrata con mayor facilidad, perdiendo elasticidad y secándose. Para lucir una piel bien hidratada y en equilibrio e importante que bebamos unos dos litros de agua. Aplica este consejo y verás cómo en poco tiempo notarás la diferencia. ¡La belleza empieza por llevar un modo de vida saludable!

Evita por otro lado las bebidas con gas, estás no te ayudarán a hidratarte tanto como deberían y su concentración en azúcar puede contribuir a la aparición de celulitis. Apuesta por bebidas naturales, como los zumos détox, igual de buenos pero más saludables.

  1. Peeling para regenerar tu piel

Tanto en verano como en invierno este debería ser uno de los primeros pasos de nuestro ritual de belleza. Tanto la piel de tu rostro como la de tu cuerpo te lo agradecerán. Eso sí, no te lo apliques si tu piel está enrojecida o irritada, puede ser bastante molesto.

  1. Cremas con base de agua

En verano son la opción más acertada si tenemos en cuenta que este tipo de cremas mantienen la hidratación de la piel sin generar películas de grasa en su superficie.

  1. Cuida tu alimentación

Tras un baño de sol, además de beber agua, deberíamos tomar alimentos ricos en fibra y antioxidantes como frutas, verduras o cereales.

  1. Paso a paso

Es mejor si vas acostumbrando a tu piel a las nuevas temperaturas. Las primeras exposiciones deberían de ser breves en dosis de entre 10 y 20 minutos, e ir aumentando paulatinamente.
Sigue nuestros consejos y coméntanos que resultados te han dado :)