Vamos a seguir hablando de los tratamientos de SPA, en este caso hablaremos de los tratamientos corporales.

Y vamos a empezar con una de las estrellas de este tipo de tratamientos, como es el masaje.

No conozco a ninguna persona a la que no le guste recibir un masaje. El masaje es una técnica ancestral, hay datos que demuestras la existencia de este procedimiento en civilizaciones antiguas tales como China, India, Japón, Corea, Egipto, Roma, Grecia y Mesopotamia.

Todo comenzó cuando se descubrió que aplicar las manos sobre el cuerpo humano, servía contra terapia contra el dolor. Eso abrió la caja de pandora, y han pasado varios miles de años de evolución del masaje.

Hoy en día se calcula que hay más de 100 tipologías distintas de masajes. No importa cuantos tipos de masajen existan, sino la calidad de aplicación de los mismos.

 Tratamientos de SPA Masaje

Los masajes forman una parte importante de nuestros tratamientos de SPA. No cabe duda que un SPA es un lugar idílico para someterse a un buen masaje. Pero hay que saber bien qué tipo de masaje es el indicado para cada persona. Un paciente con quejda de dolor en la espalda, puede tener más de una complicación, y por ello es importante informarle y que el profesional encargado de la realización del tratamiento, sepa todos los síntomas que la persona refiere.

Puede ser que el paciente tan sólo busque un masaje relajante, que es el tratamiento perfecto para una sesión de SPA completa. En tal caso es importante que la persona realice en primer lugar el circuito termal, y posteriormente el masaje.

Dicho masaje puede ser parcial o completo. Los más demandados son los masajes parciales de espalda, pero si lo que deseamos realmente es salir con las baterías cargadas a tope, y no por la mitad, lo recomendado es aplicarse un masaje completo.

Las piernas son muy importantes en nuestro bienestar, y muchas veces son olvidadas por el gran público. Un masaje en las piernas, reactiva la circulación, palia el dolor y nos da un aporte extra de vitalidad, que no se conseguiría tan sólo con un masaje de espalda.

Los masajes cráneo-faciales, es decir en la cabeza y el rostros, son recomendados para personas muy estresadas, ya que ayudan a disminuir las pulsaciones. Esto redundará en un estado más calmado, pero hay que saber aplicar este tipo de masajes, ya que en una persona con la tensión baja podría provocarle algún problema.

 Tratamiento-regenerante-en-Body-Care

Además de todo lo mencionado, el masaje cuenta con una serie de propiedades tales como:

-Movilización de los músculos: el masaje no va a ser nunca sustituto de una buena actividad física, pero en parte puede paliar los efectos del sedentarismo, ya que cuando las manos movilizan los músculos que masajean, estos se activan y el cerebro recibe informaciones similares a las que recibe cuando se hace ejercicio físico. Es por esto que muchas veces tras recibir un masaje de cierta intensidad, podamos notar ligeras agujetas al día siguiente.Los masajes descontracturantes son los más propensos a producir estos signos.

-Estimulación de los tejidos conectivos: la piel se moviliza por la acción del masaje, y esto ayuda a evitar las adherencias de la piel y los estratos inferiores de la misma. Se liberan enzimas, moviliza la linfa y evita estancamientos sanguíneos en los tejidos superficiales.

-Activación de la circulación: ya lo hemos mencionado antes, pero el masaje es un gran activador de la circulación, con todos los beneficios que esto conlleva. Por ejemplo favorecer la eliminación de toxinas y evitar la fatiga en las extremidades.

 

Al principio dijimos que el masaje es uno de los tratamientos de SPA estrellas, y tras estas líneas habréis entendido un poco mejor el porqué de esta afirmación.

Esto es tan sólo una breve introducción al universo del masaje, ya que en próximos posts, iremos analizando los diferentes tipos de masajes más aplicados en los centros Wellness, en incluso comentaremos nuestras terapias exlusivas Body Care SPA.

Si os ha gustado el artículo, os pido que lo compartáis en vuestras redes sociales.